miércoles, 20 de mayo de 2015

Orilla con piedras


Óleo sobre tabla.

En otras ocasiones he comentado que las playas son mi paisaje favorito. Me fascina particularmente esa larga línea en que el agua con reborde de merengue besa a la arena, siempre cambiante, siempre distinta, dejando al descubierto piedrecitas, algas y conchas.
Esta orilla está vista a través de mis gafas de sol con cristales color ámbar. Se que no son los mejores para la vista, pero a mí me hacen ver el mundo más alegre, más feliz.
Porque no siempre las cosas son fáciles, no siempre nos acompañan las circunstancias, no siempre tenemos suerte, no siempre podemos dar lo que nos piden, no siempre los que dicen que son amigos lo son, no siempre podemos dar a los nuestros lo que necesitan. Mirando la subida y bajada de las olas sobre la arena, pienso que cada día, a cada momento las cosas cambian. A veces las olas nos traen pequeños tesoros y otras nos dejan al descubierto arenas más blancas.
Espero, lo mismo para tí que para mí, querido lector, que los cambios, muchas veces incómodos y no deseados, nos dejen al descubierto nuevas posibilidades y, sobre todo, que sepamos aprovecharlas.

7 comentarios:



  1. Precioso cuadro, tienes que dejarme esas gafas, la vida se ve de una forma distinta. Aun no se si me gusta mas tu pintura o como te expresas. Un fuerte abrazo de este amigo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Adolfo. Es un honor para mi contar con un amigo como tú. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito.lucia, el.comienzo es súper evocador.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Hugo! Por pasarte por aquí y por tu sensibilidad. Un abrazo.

      Eliminar