miércoles, 20 de mayo de 2015

Orilla con piedras


Óleo sobre tabla.

En otras ocasiones he comentado que las playas son mi paisaje favorito. Me fascina particularmente esa larga línea en que el agua con reborde de merengue besa a la arena, siempre cambiante, siempre distinta, dejando al descubierto piedrecitas, algas y conchas.
Esta orilla está vista a través de mis gafas de sol con cristales color ámbar. Se que no son los mejores para la vista, pero a mí me hacen ver el mundo más alegre, más feliz.
Porque no siempre las cosas son fáciles, no siempre nos acompañan las circunstancias, no siempre tenemos suerte, no siempre podemos dar lo que nos piden, no siempre los que dicen que son amigos lo son, no siempre podemos dar a los nuestros lo que necesitan. Mirando la subida y bajada de las olas sobre la arena, pienso que cada día, a cada momento las cosas cambian. A veces las olas nos traen pequeños tesoros y otras nos dejan al descubierto arenas más blancas.
Espero, lo mismo para tí que para mí, querido lector, que los cambios, muchas veces incómodos y no deseados, nos dejen al descubierto nuevas posibilidades y, sobre todo, que sepamos aprovecharlas.

lunes, 4 de mayo de 2015

Para las madres, en su día y en todos.

Con un poco de retraso llego a felicitar a todas las madres, aunque todos los días son el día de la madre, porque ellas ejercen su título cada día.
En cada madre hay varias vidas, doy fe de ello y pienso que ser madre no solamente enriquece, sino que te hace ser mejor persona.
No sé si ya había subido este collage, pero me parece adecuado porque representa a una madre pensando en su hija, que está muy lejos.

Quiero hacer una mención especial a todas las mujeres que, deseando ser madres no lo han conseguido, pues soy consciente de su dolor, así que desde aquí les mando un abrazo de consuelo.
También quiero dar un olé, olé y olé a todas las madres emigrantes que tienen lejos a sus hijos, eso tiene que ser durísimo. Y a las parejas que han conseguido adoptar o que están en proceso: ¡también sois unas fantásticas mamás! y aquí incluyo, como no podía ser menos, a todas las parejas homosexuales que tienen niños, ¡bien por vosotros!

Un fortísimo beso a todos y no olvidemos que al final, lo importante, son los niños que, como diría Mafalda, se graduaron el mismo día que nosotras.
¡¡¡FELICIDADES MAMÁS DEL MUNDO!!!