viernes, 28 de noviembre de 2014

Marrakech

 Acuarela.

Marrakech, en bereber "Tierra de Dios". Y del sol, las especias, el té, la deliciosa comida, los zocos, las mezquitas y tantas otras cosas que ignoramos de nuestros vecinos africanos. Lo que sí sé es que quien la visita se queda prendado de su luz, su arquitectura, sus gentes y su exotismo.
Os dejo(prometiendo intentar subir fotos de más calidad) con una poesía cortita de Malika Assimi:


EL HUMO


Las tardes me ahogan

Y por mí se iluminan.

Yo enciendo mi sol

Y su claridad me abruma.

Persigo los vientos

Para que extingan mi fuego

Y me reduzcan

A un cuerpo

De humo.


(Traducción de Lamiae el-Amrani)

¡ Feliz entrada al último mes del año!

viernes, 7 de noviembre de 2014

Rana

Fragmento de un óleo sobre lienzo de 50x20.

Este anfibio anuro, verde que te quiero verde, como todos los no mamíferos me produce curiosidad. ¿Qué puede sentir una rana?, ¿vivirá contenta o sólo piensa en sobrevivir?, ¿o no piensa nada y sólo se limita a alimentarse y reproducirse? Algún día quizá sabremos hasta qué punto los "bichos" tienen capacidad de sentir, al modo en que nosotros lo entendemos.
Las pobres ranas son diseccionadas en clases de biología, nombradas en canciones infantiles, ¿quién no conoce la de "Cu-Cú cantaba la rana"? y mostradas como perverso encantamiento en los cuentos populares, o si no que se lo digan a los príncipes que aún esperan por las charcas, esperando que venga a besarlos una princesa.Vamos, que ya pueden acomodarse a su condición de ranas, porque creo que les va para largo...
En todo caso, aunque hay muchas que son feas, pero feas de dar miedo, hay otras, como mi rana verde, que van vestidas de alta costura y son una maravilla de la naturaleza.