martes, 2 de septiembre de 2014

El mayor.


En este fragmento de "La Mercedes" vemos al hermano mayor, sonriente, resuelto y seguro de lo que hace. Mi sensación es que destila confianza, y así intenté que se viera al pintarlo.

El orden que se ocupa entre los hermanos puede ser determinante a la hora de modelar la personalidad, los gustos y actitudes en la vida. Ser el primogénito, el del medio o el pequeño nos influye decisivamente, aunque parece ser que antes, con las familias numerosas, esto era mucho más palpable.
Aquí abajo os dejo un breve resumen sobre el primogénito, de un interesante artículo de Jon Fernández publicado en "La Vanguardia.com" :

"Las relaciones entre hermanos suelen ser las más largas de nuestras vidas, y de las más importantes, porque forjan las directrices de la personalidad de cada uno. De hecho, los estudios psicológicos certifican que el orden de nacimiento es una variable psicológica importante.
Los estudios de Adler y Sulloway señalan que los hermanos mayores son más conservadores, responsables e incluso más inteligentes que sus hermanos menores. Es curioso que más de la mitad de los presidentes de EE.UU. hayan sido primogénitos, así como 21 de los primeros 23 astronautas estadounidenses y más de la mitad de los ganadores de los premios Nobel. ¿Pura casualidad? 

Arranz aclara que la mayor responsabilidad y conservadurismo de los primogénitos se debe a los valores transmitidos por los padres y a la delegación de autoridad que el niño recibe de ellos para cuidar a los pequeños. “Ese conservadurismo, por lo tanto, no tiene un sentido político sino un sentido objetivo”, apunta. En cuanto a las habilidades intelectuales, puntualiza que los primogénitos tienden a desarrollar una mayor capacidad verbal, debido al papel de interlocutor entre padres y hermanos."

¿Y tú, eres el hermano mayor? En siguientes post hablaré del mediano y del benjamín.

Os envío volando un fraternal abrazo.


 

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Algo llegué a pespuntear ( sin llegar a bordarlo ) en un escrito de antaño :-) Obviamente soy segunda y siendo positiva, también liberada de ese exceso de celo paternal que intuyo, si no axfisiante, sí opresivo en ocasiones.

    Vale decir que comentaré el siguiente post, salvo que te lo saltes ;-)
    Un beso, Lucía.

    ResponderEliminar
  2. Siendo segunda el siguiente post te atañe, espero que me des tu opinión. Gracias, Juncal.

    ResponderEliminar