miércoles, 17 de septiembre de 2014

El hermano menor.






En este fragmento de "La Mercedes" aparece el menor de los hermanos. 
Su pose relajada, con los brazos caídos, y su gesto, con la lengua abultando la parte interna de su labio inferior, denotan tranquilidad. Confía en sus hermanos, para eso es el benjamín; él va a disfrutar de la ocasión.
Siguiendo con el artículo de Jon Fernández, publicado en "La Vanguardia.com", os dejo un breve resumen del hermano pequeño:

"Dice la sabiduría popular que los últimos se crían solos. Actualmente, el pequeño es el más joven de dos, o como mucho, de tres hermanos, y en este último caso, el menor comparte muchas de las características del hermano mediano, con la diferencia de que nunca sufre el destronamiento.

Quizá por ello se sigue diciendo que son los más mimados y consentidos.
 Los estudios psicológicos indican que los menores cultivan una personalidad menos convencional, pero más independiente y creativa. Eso se debe, en cierto modo, a que los pequeños se encuentran desde el principio con otro niño que comparte con ellos la atención de sus padres, lo cual hace que busquen la forma de crear su propio lugar con una estrategia más flexible."

Yo soy la hermana pequeña, ¿y tú?

3 comentarios:

  1. Tengo la enorme suerte de ser el menor de ocho hermanos, y aprendí muchísimo de todos ellos. Lo que sí tengo claro es que fui el mimito de mamá. La otra vertiente es que era el "traidor" de la casa: trae esto, trae
    lo otro... y el mando a disntacia de aquella televisión en blanco y negro (incluso de la primera en color).

    Aunque algo distanciado de mi precedente (tres años, claramente soy "un fallo del Ogino") hice con él un tándem maravilloso. Desde aquí aprovecho a enviarle un fortísimo abrazo al mediano que me acompañó, cuidó y maleó (a partes casi iguales) durante caso veinte años.

    ResponderEliminar
  2. El menor de ocho hermanos...¡cuántos mimos y achuchones, incluso no deseados, no habrás recibido tú! Y seguro que por simple observación aprendiste muchísimas cosas, buenas y malas, pero sobre todo útiles, que los mayores habrán tenido que investigar primero. ¡Eres un afortunado!

    ResponderEliminar
  3. Tengo que decir que para mi, el tener un hermano pequeño siempre fue un regalo, que me gustaba cuidar y con el que realizar aventuras, como aprender de canaricultura, y poder sufrir juntos el sentimiento de ser "los pequeños". Pero siempre estaremos ahí, con la ayuda de la hermana más cercana, que nos ayudó siempre que lo necesitamos. Un recuerdo especial para ella también.

    ResponderEliminar