miércoles, 21 de mayo de 2014

Bandera amarilla

Óleo de 23x32 sobre tabla.
La señora probablemente preguntaba a la socorrista la hora de subida de la marea. Aquí, en el mar Cantábrico, puedes llevarte un susto si pones tu toalla demasiado cerca de la orilla. Más de una vez nos hemos reído cuando a algún incauto le ha pillado la ola la toalla, el calzado y la bolsa con todo su contenido, porque parece que no, pero sube, sube, sube y... splahs, todo mojado!!!

lunes, 12 de mayo de 2014

La terraza.


Llega el calor, por aquí muy poco a poco, pero se acerca. Y se acercan los días en que apetece tomarse un respiro en una terraza al aire libre, cerrar los ojos y notar la luz del sol a través de los párpados. 
Acrílico sobre lienzo, 30x90.

lunes, 5 de mayo de 2014

Tigre salvaje.

Los dibujos de los niños son deliciosos. Muestran una forma de ver el mundo muy lógica, completamente adaptada a la realidad que conocen de momento. 
Este tigre salvaje, que pintó mi hijo a los cinco años y que conservo como oro en paño, es una muestra de lo que digo. Con cara más bien de oso de peluche, tiene unas garras muy evidentes, por tanto es muy peligroso, y además no sonríe y nos mira con unos enormes ojos atentos, señal de que nos puede atacar en cualquier momento a través de las hierbas de la sabana.
Otra cosa que indica un entorno hostil es ese cielo negro, tan cargado de estrellas y planetas que parece esperar su momento para caer en tromba sobre la cartulina naranja.
Y ahora os pregunto: ¿cuánto tiempo hace que no dibujáis algo? Y no, no me digáis que no se os da bien. Tomad un simple papel y un lápiz o boli y haced el dibujo de lo primero que se os ocurra, ya veréis como lo disfrutáis. ¿Os animáis? Si alguien me manda un boceto me encantará publicárselo, no hace falta que esté "bien", ¡ánimo!