miércoles, 23 de abril de 2014

Karlof mirando a Sara.

Este dibujo a lápiz con collage de "Las aventuras de Calinka", refleja al adulto malo, mirón y manipulador con los niños.
Seguramente algunos de vosotros recordaréis a alguien así de vuestra infancia. Ahora se destapan casos estremecedores en los medios y espero que cada vez tengamos más conciencia de denuncia porque, desgraciadamente, la pedofilia y los que están muy cercanos a ella, aunque no cometan delito, han existido y existen.
Pienso que proteger a los niños y enseñarles que cosas son aceptables y de que actitudes se tienen que apartar es cosa de todos.

6 comentarios:

  1. Eres una artista doblemente fascinante.
    Fascinante por la calidad de tus obras y fascinante por tu belleza.
    Muuuuuaksssss...

    ResponderEliminar
  2. ¡Caray! Doblemente gracias, Armando. ¡Me sonroja usted!

    ResponderEliminar
  3. Hola, Lucía:
    Recuerdo lo mucho que me impresionó esta ilustración cuando me la enseñaste. No había llegado a describir al monstruo y tú ya lo habías pintado.
    No encontré palabras para establecer el contrate que tú logras entre la inocencia de Sara y la maldad del monstruo.
    Y aún me sigue impresionando cada vez que la veo.
    Felicidades sinceras por tu obra, Lucía.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Nino. Tú ya me habías esbozado las líneas maestras de un personaje duro, sin miramientos y antipático. Yo, simplemente lo imaginé. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Sí, este es un malo de los listos; los más temibles.

      Eliminar