domingo, 5 de enero de 2014

¡Ya están aquí!

Esta es la noche mágica, la noche donde no se sabe como, pero los Reyes Magos de Oriente, con camellos y todo, llegan a nuestras casas.
Cuando yo era pequeña, teníamos que esperar hasta el final de las vacaciones para recibir los regalos y ser muy buenos para evitar el carbón ¡puf! Ahora ya es muy habitual la colaboración de Papá Noel. En todo caso, a mí me parecen mucho más mágicos y fastuosos los Reyes Magos. Yo, en la cabalgata, siempre saludaba más a Gaspar, que era el que menos adeptos parecía tener, aunque me gustaba más Baltasar... ¡soy una vendida, lo reconozco!
La noche de Reyes era de aguantarse mucho el pis, pues no se podía salir del dormitorio bajo ningún concepto, y de muchos nervios, pues verdaderamente se oían unos ruidos extrañísimos por toda la casa... ¡ay, que me traerán!
En mi casa se ponían, al lado de las zapatillas, agua para los camellos, tres copas de licor para reconfortar a los Reyes y unos turrones para que no les sonasen las tripas en otras casas; ya se sabe, ante todo discreción. Lo bueno era ver al día siguiente las marcas de sus labios en las copas y los turrones mordisqueados...¡que sensación!
Ojalá este año los Reyes lleguen a todos los niños, y que a vosotros, queridos lectores, os hagan soñar como a mí. 
En este collage he tenido la inestimable ayuda de Marcos.

5 comentarios:

  1. Feliz día de reyes, Lucía:
    Enhorabuena por este collage cocreado con Marcos. ¿Qué técnica habéis usado?
    De nuevo, tu texto me parece muy bueno: evocas vivencias propias que compartes incluyendo experiencias colectivas. Ese cuidado por el detalle en las mágicas visitas regias, me sigue maravillando incluso ahora.
    Espero que este año nos traiga a todos ese regalo de aquello que deseamos tanto que no nos atrevemos a pedirlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Feliz día de Reyes, Nino y gracias por tu comentario. La técnica, como bien dices, es collage. Espero que te hayas portado bien y te hayan traído lo que querías.

    ResponderEliminar
  3. Sofía Rodero ha dejado un nuevo comentario en su entrada "¡Ya están aquí!":

    Nosotros teníamos que tomar agua de azahar para poder dormir!!! jajajaja!!!!
    Cuántos recuerdos!!!
    Y, por cierto: Marcos un artísta!!!

    ResponderEliminar
  4. Juncal ha dejado un nuevo comentario en su entrada "¡Ya están aquí!":

    Para poner la guinda al misterio, las copas se ponían como primer impacto. Qué estaban vacías? ... ¡ sí habían venido !! Los nervios ya eran casi angustia hasta la llegada a los sueños ...
    Una noche de mucho estrés ( y a pelo ) !
    Un beso, Lucía.

    ResponderEliminar
  5. Sofía y Juncal: No sé que ha pasado que han desaparecido vuestros comentarios, y aunque al final los he podido rescatar, he tenido que subirlos con mi nombre, aunque luego figura el vuestro, por supuesto.
    Sofía, en mi casa nada de agua de azahar; con una mirada de esas de: ¡si no te duermes ya mismo aquí no hay regalos! era suficiente.
    Juncal, veo que en tu casa tampoco se andaban con pamplinas y que se estilaba el licor para sus majestades, ¿te imaginas que contentinos se acostarían?, ¡jajaja!

    ResponderEliminar