miércoles, 29 de enero de 2014

Criterio

Hoy quiero compartir con vosotros una interesantísima reflexión de Pedro Luengo, que corto y pego desde un blog que no tiene desperdicio: "Cuidado que mancho", del increíble y genial pintor Jose Luis Corella.
A ver que os parece, a mi me resultó muy gratificante leerla, pues considero que hay grandísimos pintores en España que son totalmente desconocidos porque no se les da ninguna oportunidad, simplemente porque los que manejan el cotarro no los quieren poner "de moda". Pero luego hay que ver cada cosa...


Está claro que estamos pasando por una época mediocre que yo no sabría indicar cuando comenzó, aunque tengo mis sospechas. Ayer y de casualidad me encontré, no sabía que existía, con la web del Museo Europeo de Arte Moderno por Resistencia Realista, y me vino de pronto a la cabeza el “salón de los rechazados” del Paris oficial de finales del XIX. Se repite la historia pero con un matiz, los impresionistas en aquel momento se impusieron sin complejos y los figurativos de hoy no.
El día menos pensado, yo soy ya mayor y creo que lo voy a conocer, ocurrirá con la inmensa mayoría del arte plástico contemporáneo igual que con el ladrillo estos años atrás, o con el comunismo en el siglo pasado: se descubrirá de pronto que detrás sólo hay vacío, un terrible vacío apestando a dinero. Y como resulta que sólo existe un crítico infalible en su análisis sobre una obra de arte y, ¡maldita sea, el problema es que tiene que pasar porque es el tiempo¡
Pero, veamos, si el Arte se puede manifestar con una cámara de cine, con una pluma y papel, con pintura, con piedra, con barro, con un escenario, con una cámara de fotos, con un instrumento musical, con la voz humana, etc, etc.. deberá existir un criterio compartido y común entre todos ellos para que ese resultado plasmado en tan diferentes materias pueda llegar a ser y llamarse de la misma manera: Arte. ¿Cual será?.
De todos esos medios o manifestaciones, hay algunos por donde ha sido imposible que se cuele la mediocridad vestida de excelencia. Por ejemplo con el cine. Hay miles y miles de películas pero son pocas las que pasan a considerarse Arte, y en este caso no hace falta que pase demasiado tiempo. Igual pasa con la música, también con la literatura y el teatro. Pero porqué no ocurre igual con las artes plásticas?. La respuesta creo que está en averiguar cual es ese criterio compartido por todos y su posible o no manipulación. Ya empieza esto a oler a billetes.

                                                                                               Pedro Luengo.



2 comentarios:

  1. Hola, Lucía:
    Sí, es curioso cómo el mundo de las artes plásticas se ha convertido en un zoco gobernado por especuladores. En otras disciplinas artísticas, lo “comercial” no es sinónimo de “tomadura de pelo”. Es más, el arte de masas tiene un substrato popular: desde el sorprenderte tarareando una canción pegadiza a descubrirle disfrutando con una novela de encargo, siempre es posible que se establezca una comunicación entre obra y consumidor.
    Pero en el caso de La Pintura, lo comunicativo se desdeña y margina. Además, no estamos ante movimientos en los que lo que se prime sea la técnica, ni siquiera lo estético. Estamos ante una glorificación del vacío. Tiene que ser muy duro afrontar un proceso creativo, sabiendo de mano que tu obra será denostada e infravalorada. Por eso, Lucía, de nuevo quiero transmitirme mi más sincera admiración por tus cuadros, pues cada pincelada es arte que comunica.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Bueno Nino, soy muy clara, yo de artista tengo tanto como de economista, pero al menos lo asumo, lo reconozco y lo digo. Lo que me sulfura son toda esa panda de galeristas y curadores que respaldan y meten con calzador en el mercado a pseudoartistas, porque están impidiendo que conozcamos y disfrutemos de la obra de gente verdaderamente interesante. Eso, por no hablar de los compradores mal aconsejados, que tienen obras en casa por las que han pagado un pastón y que, a corto plazo, se han devaluado estrepitosamente. En fin, la verdad es que este tema tiene tantos matices y derivaciones que daría para una larga e interesante tertulia.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar