miércoles, 29 de enero de 2014

Criterio

Hoy quiero compartir con vosotros una interesantísima reflexión de Pedro Luengo, que corto y pego desde un blog que no tiene desperdicio: "Cuidado que mancho", del increíble y genial pintor Jose Luis Corella.
A ver que os parece, a mi me resultó muy gratificante leerla, pues considero que hay grandísimos pintores en España que son totalmente desconocidos porque no se les da ninguna oportunidad, simplemente porque los que manejan el cotarro no los quieren poner "de moda". Pero luego hay que ver cada cosa...


Está claro que estamos pasando por una época mediocre que yo no sabría indicar cuando comenzó, aunque tengo mis sospechas. Ayer y de casualidad me encontré, no sabía que existía, con la web del Museo Europeo de Arte Moderno por Resistencia Realista, y me vino de pronto a la cabeza el “salón de los rechazados” del Paris oficial de finales del XIX. Se repite la historia pero con un matiz, los impresionistas en aquel momento se impusieron sin complejos y los figurativos de hoy no.
El día menos pensado, yo soy ya mayor y creo que lo voy a conocer, ocurrirá con la inmensa mayoría del arte plástico contemporáneo igual que con el ladrillo estos años atrás, o con el comunismo en el siglo pasado: se descubrirá de pronto que detrás sólo hay vacío, un terrible vacío apestando a dinero. Y como resulta que sólo existe un crítico infalible en su análisis sobre una obra de arte y, ¡maldita sea, el problema es que tiene que pasar porque es el tiempo¡
Pero, veamos, si el Arte se puede manifestar con una cámara de cine, con una pluma y papel, con pintura, con piedra, con barro, con un escenario, con una cámara de fotos, con un instrumento musical, con la voz humana, etc, etc.. deberá existir un criterio compartido y común entre todos ellos para que ese resultado plasmado en tan diferentes materias pueda llegar a ser y llamarse de la misma manera: Arte. ¿Cual será?.
De todos esos medios o manifestaciones, hay algunos por donde ha sido imposible que se cuele la mediocridad vestida de excelencia. Por ejemplo con el cine. Hay miles y miles de películas pero son pocas las que pasan a considerarse Arte, y en este caso no hace falta que pase demasiado tiempo. Igual pasa con la música, también con la literatura y el teatro. Pero porqué no ocurre igual con las artes plásticas?. La respuesta creo que está en averiguar cual es ese criterio compartido por todos y su posible o no manipulación. Ya empieza esto a oler a billetes.

                                                                                               Pedro Luengo.



miércoles, 22 de enero de 2014

Las recetas de Isabel. Hoy: carne guisada.

Con este frío y con esta lluvia, ¿a quién no le apetece un buen plato de carne guisada? Y ya, si es ternera asturiana... ¡entonces es un manjar! Ya sabemos que como la de nuestra madre no hay otra, pero si haces la receta como está aquí sale bien buena. Podemos acompañarla con patatinas, con pasta, con quinoa, con arroz blanco (como a mí me gusta), con legumbres, con alcachofas, con mijo, ¡con lo que quieras!
Buen provecho a todos.

jueves, 16 de enero de 2014

Crisis y revueltas.

Acrílico y collage sobre lienzo de 130x90.
Esta inquietante escena es una metáfora de la crisis que estamos sufriendo. Sé que visto al natural mi cuadro resulta algo impactante, he visto las caras de la gente. Los periódicos son auténticos, escogidos con noticias sobre el tema, cosas que leemos y nos indignan a diario. Los que se han atrevido me han dicho que les deja como mal cuerpo, pero eso es lo que pretendía cuando lo pensé.
Pensé en toda esa clase media de trabajadores con una pequeña nómina que han sido despedidos, en los siempre castigados autónomos, en la gente que desahucian de sus viviendas, en los pequeños empresarios que se ven abocados al cierre quedándose con deudas imposibles, en los discapacitados que han visto recortadas sus prestaciones,  y en general, en la gente que, gracias a su esfuerzo y a los impuestos que pagan, mantienen el sistema, y que ahora quedan abandonados a su suerte... y en los que más tienen, que cada vez son menos y tienen más.
Ya sé que estamos todos hartos del tema, ya sé que hay que están anunciando mejoras en la economía española, pero a pie de calle no se ven. No obstante intuyo que algo se mueve; las protestas del barrio del Gamonal en Burgos están teniendo consecuencias, me ha venido a la mente el motín de Esquilache, aquello era otra época pero... ¿Aprenderán los políticos a trabajar por la gente?, ¿aprenderá la gente a votar mejor y a exigir sus derechos por la vía pacífica y legal?, ¿aprenderá el Estado que la policía está para velar por la gente y no contra ella?
Son tiempos revueltos, de hacer una tortilla con ellos prefiero que sea de patata, o sea, española, que la francesa es muy sosa.
¡Salud y que aproveche!

jueves, 9 de enero de 2014

¡Libertad!

Este acrílico de 50x70 sobre lienzo, simboliza para mí la libertad interior, la de elegir y decidir.
Pinté este cuadro en un momento de profunda reflexión personal. Llegan momentos en la vida en que hay que asomarse dentro de uno mismo, perdonarse, perdonar y seguir adelante. Creo que el pasado sirve para aprender, es un lugar de referencia, pero nunca debe condicionar nuestro presente.
Ojalá este año que aún está empezando, sirva de punto de partida para muchos proyectos ilusionantes, ojalá seamos capaces de liberarnos de todos los lastres personales y decidir qué queremos de verdad, para luchar por ello y avanzar en nuestras vidas.
Con la misma ilusión con la que esta niña mira el mar en su primer día de vacaciones, saboreando con antelación el chapuzón que se va a dar y recibiendo con los brazos extendidos la sensación de libertad, ¡así quiero yo empezar el año!

domingo, 5 de enero de 2014

¡Ya están aquí!

Esta es la noche mágica, la noche donde no se sabe como, pero los Reyes Magos de Oriente, con camellos y todo, llegan a nuestras casas.
Cuando yo era pequeña, teníamos que esperar hasta el final de las vacaciones para recibir los regalos y ser muy buenos para evitar el carbón ¡puf! Ahora ya es muy habitual la colaboración de Papá Noel. En todo caso, a mí me parecen mucho más mágicos y fastuosos los Reyes Magos. Yo, en la cabalgata, siempre saludaba más a Gaspar, que era el que menos adeptos parecía tener, aunque me gustaba más Baltasar... ¡soy una vendida, lo reconozco!
La noche de Reyes era de aguantarse mucho el pis, pues no se podía salir del dormitorio bajo ningún concepto, y de muchos nervios, pues verdaderamente se oían unos ruidos extrañísimos por toda la casa... ¡ay, que me traerán!
En mi casa se ponían, al lado de las zapatillas, agua para los camellos, tres copas de licor para reconfortar a los Reyes y unos turrones para que no les sonasen las tripas en otras casas; ya se sabe, ante todo discreción. Lo bueno era ver al día siguiente las marcas de sus labios en las copas y los turrones mordisqueados...¡que sensación!
Ojalá este año los Reyes lleguen a todos los niños, y que a vosotros, queridos lectores, os hagan soñar como a mí. 
En este collage he tenido la inestimable ayuda de Marcos.