jueves, 12 de diciembre de 2013

El huerto del tío Toño.

Marcos y Toño mirando a ver si ya había fresas para el postre. Mi bisabuelo decía que la tierra está demasiado abajo, ahora hay veces que mis rodillas me hacen entender esta frase perfectamente.
Óleo sobre lino.

2 comentarios:

  1. Para Marcos es mucho más fácil.
    Toda una suerte para quien, con mínimo esfuerzo, obtendrá el máximo rendimiento : probar el increíble sabor de las fresas " de verdad ".

    Muy lograda, Lucía.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Marcos es un niño de ciudad, y como ves, no se acerca a la tierra y sus bichitos ni por casualidad. Él se limita a observar y dirigir la operación desde arriba, no vaya a ser...Eso sí, las fresas bien lavadas y rebozadas en azúcar sí que las come.
    ¡Gracias, Juncal!

    ResponderEliminar