domingo, 10 de noviembre de 2013

Sara en el baño.

Esta lámina, pintada sobre cartulina, con acuarela y rotulador, presenta a Sara, la niña protagonista de "Las aventuras de Calinka".
Hoy, sin saber cómo, se me ha presentado el primer catarro de la temporada. Dolor de huesos, muermera, mocos y fiebre baja. Vamos, un trancazo de los de toda la vida. Yo, igual que Sara, he tenido que cumplir igualmente con todas mis obligaciones. Ese cansancio, esa desgana y esas ganas de volver a la cama y arrebujarme entre las sábanas me han traído a la cabeza a la pobre Sara, así que aquí os la dejo, en un momento tan íntimo como lo es lavarse los dientes. Menos mal que ella pudo salir de su problema al final del libro.
Yo tengo dos soluciones: esperar siete días o aguantar una semana, que es como se curan estos catarros.

2 comentarios: