jueves, 14 de noviembre de 2013

Deep inside.

Pinté este acrílico de 40x40 en un momento de mi vida bastante desolador. La necesidad de salir adelante acaba por aflorar y empuja, empuja... haciendo que retomes tus riendas y agarres la vida por donde se deje.
La canción del gran Joaquín Sabina que os pongo abajo habla un poco de esto, de la necesidad de escoger tu camino y enfrentar la vida. Se titula : Nacidos para perder y pertenece al álbum "El hombre del traje gris".
Para los que no teneis tiempo o paciencia para escucharla en el enlace que os puse, os dejo también la letra:

Soy del color de tu porvenir
Me dijo el hombre del traje gris
no eres mi tipo le conteste
Y aquella tarde aprendí a correr.
Al pisar la estación
Le abrí la jaula a mi corazón.
Tras las montañas estaba el mar
La noche, el vértigo, la ciudad,
El mundo a cambio de una canción
Me daba un plato, un beso, un colchón.
La única medalla que he ganado en la vida
Era de hojalata y decepción.
No tenía salida el callejón del cuartel
Para el desertor del batallón
De los nacidos para perder.
Prima del alma desnúdame
Del traje gris, de la multitud,
Devuélveme al camino del sur
Al país de la niñez
Donde uno y uno sumaban tres.
La única medalla que me ha dado la vida
En el escenario la gané.
No tenía salida el callejón del cuartel
Para el desertor del batallón
De los nacidos para perder.

2 comentarios:

  1. Me parece que este cuadro refleja muy bien la capacidad que tiene la vida para no someterse al frío invierno. Tengo la sensación de que ese árbol no está ni solo ni muerto, mientras que la tierra se derrama hacia el cielo entre vapores de nieve. ¡Todo está en movimiento!

    ResponderEliminar
  2. Preciosas palabras, Marta. Has captado el espíritu de la pintura perfectamente. ¡Gracias!, para mí estos comentarios son muy importantes.

    ResponderEliminar